A La Sombra Del Santo Del Dia

AUTOR(A) Jose Polo
TAMAÑO DEL ARCHIVO 9,58 MB
NOMBRE DEL ARCHIVO A La Sombra Del Santo Del Dia.pdf
FECHA none

Cuida los árboles y descarga el libro de A La Sombra Del Santo Del Dia en formato electrónico. En carreracentenariometro.es encontrará el libro de A La Sombra Del Santo Del Dia en formato PDF, así como otros buenos libros. ¡Lee A La Sombra Del Santo Del Dia en tu teléfono, tableta o navegador!

Carreracentenariometro.es A La Sombra Del Santo Del Dia Image

DESCRIPCIÓN

Haber titulado este libro así, A la sombra del santo del día, obedece, en realidad, sólo a un pretexto para poner en ristra una serie de recuerdos, de anécdotas deshilvanadas o de reflexiones someras en torno a personajes, reales o de ficción literaria o simplemente inventados, cuyo nombre se corresponda con el del santo del día. Se trata de un sedicente y falseado "Año Cristiano", en el que los Santos quedan reducidos al papel de mero pretexto. En el punto de partida, hay muchos mártires, pero no se habla de martirio; muchos obispos y clérigos, pero nada episcopal ni clerical aparece. Por otro lado, el autor confiesa que su tarea ha sido a veces difícil, dada la profusión de nombres, muchos de ellos muy raros y otros repetidos, del santoral. Al fin, el empeño se ha cumplido, con la buena intención de haber logrado amenidad y entretenimiento. Y, puesto que este volumen contiene sólo los seis primeros meses del año, queda la esperanza de que al lector le guste y aguarde los otros seis que han de publicarse en un segundo envío, aún no escrito por completo. Si la sombra de la edad, clemente como la de los propios santos, lo permite.

DESCARGAR
LEER EN LINEA

allí tu sombra me valga en el nombre del Señor. Tú de Dios fuiste elegido para ser su secretario, Apóstol Señor San Pedro, sírveme de relicario. En la mansión de la tierra, en cualquier trance o peligro de persecución o guerra líbrame, Pedro divino. Haz que Dios goce en el Cielo, por ti todo bien se alcanza,

en el descanso santo de la noche; tú nos preparas para la alborada y en el Espíritu Santo nos acoges. En apartadas y lejanas tierras el sol ha despertado las ciudades; amigo de los hombres, ve sus penas y ensancha de tu amor los manantiales. Vencedor de la muerte y de las sombras, Hijo eterno de Dios, resucitado, líbranos del peligro de la noche